PP-027 – Guardianes del Planeta

“La Madre tierra nos da vida; y para dar vida a diferentes especies es porque ella es un ser vivo. Porque algo que está muerto no puede dar vida a otros. Por lo tanto, sí tiene vida, tiene Derechos; y el hombre tiene el deber de guardarlos.”

Dr. William Soto Santiago

Cayey, Puerto Rico

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Blog se reserva el derecho a decidir qué mensajes cumplen con las normas de buen comportamiento; es por eso que todo mensaje está sujeto a verificación para asegurar que no contenga insulto o agravio, amenazas de cualquier índole, insinuaciones hacia o en contra de cualquier persona, de ser así, serán eliminados sin previo aviso. Usted es el único responsable por el contenido que aporte.

  1. pedro pablo chuc pech dice:

    Ayer estuve un rato en una reunión convocada por una universidad de la ciudad de Valladolid, Yucatan, México. En esta se presentó este grupo encabezado por el Dr. William Soto.
    No pude seguir el desarrollo de la reunión, sin embargo tomé la dirección de esta página para poder informarme.
    Estas actividades son muy urgentes en este tiempo que vivimos. Felicidades a este equipo porque los trabajos de concientización para esta forma de pensar son las que el Ser humano actual necesita pera poder seguir existiendo sobre NUESTRA MADRE TIERRA. LO básico en esto es poder reencontrarse el hombre como tal, Hecho de Materia y Espíritu. La pérdida de los valores humanos se debe a que la Humanidad ya se le olvidó que tiene un un espíritu que viene del Ser Superior que fue el Principio de todo lo que existe. Nuestro trabajo debe residir en ello. asistí hace muy poco en una Cumbre en Francia por la Paz en donde se habló de lo mismo. Estamos en esto todos los grupos que todavía entendemos algo de la vida; de que somos parte de la Tierra porque de allá procedemos y llegado el momento allá regresamos. Pero también somos Espíritu y también llegado el tiempo también regresamos de donde vinimos, Del Ser Superior.